<< Regresar a El Gráfico
ene
30

Un futuro con una gran esperanza

Me gusta mucho la idea futbolística mostrada por la selección nacional en la recién finalizada Copa Centroamericana, donde quedó demostrado que ya Nicaragua y Belice no son más aquellos patitos feos ante quienes se podía sacar un triunfo sin arriesgar tanto.

Y digo esto porque complicaron a los grandes del área como Costa Rica y Honduras y quedó demostrado su fuelle futbolístico y su avance obtenido en años de trabajo,  donde la paciencia y la disciplina táctica los ha llevado en esta Copa a llevarse los aplausos.

Ahora bien, nuestra selección jugó partidos importantes en los cuales quedó claro que Cerén y Menjívar son una gran opción en el medio terreno; que fue muy sólida en defensa, comenzando desde Dagoberto Portillo, quien mostró su liderazgo a la hora de los momentos difíciles apoyando y dirigiendo a sus defensas, a un Mardoqueo Henríquez con  gran madurez, a un joven Granadino y a su gente del medio.

Quizá nos faltó un creativo como Osael Romero o Cheyo Quintanilla que manejara los hilos o dieran creación a la hora de que nuestros delanteros se alimentaran  con balones de opción al arco contrario.

Pero tampoco podemos pedir jugar como grandes cuando tan solo se ha tenido un mes de trabajo y pocos partidos serios de preparación. Vamos, tengamos paciencia ya vimos una luz, una muestra de que tenemos material para poder comenzar a tener un mejor mañana.

“Tampoco podemos pedir jugar como grandes cuando solo  ha tenido un mes de trabajo y pocos partidos.”



Dejar comentario