<< Regresar a El Gráfico
dic
28

Honestidad y respeto para los futbolistas

Los días previos  al arranque de un nuevo torneo se convierten en zozobra para algunos jugadores que son declarados transferibles.

En todas las ligas del mundo, los equipos tienen la libertad para prescindir de los servicios de algún jugador. Sin embargo, en nuestro país se pasa por alto la situación contractual y cada jugador es casi obligado a mendigar por sus papeles.

Cuando un jugador no entrá más en los planes del entrenador o de un dirigente, lo más fácil es decir “queda transferible”, pero poco o de nada sirve que tenga contrato vigente. Su vía crucis apenas inicia.

El futbolista se ve obligado a  buscar un cupo a cualquier equipo de la misma liga o una inferior para garantizarse un pago salarial, mientras que la dirigencia dueña de su pase no lo deja marcharse sin antes rascar algo de dinero en la transacción.

Es como cuando  un  administrador o jefe de una empresa considera que hay  empleados que no le funcionan en su organización, y comienza a desesperarlos para que se vean obligados a renunciar, simplemente porque no tiene el valor suficiente para despedirlos y así evitarse el pago de  la indemnización que la ley exige.

Espero que en  2013 todos los empleadores respeten la integridad de cada jugador y sus familias; que  su proceder sea acorde a lo estipulado en los contratos, que bien o mal rigen nuestro fútbol.

Si no quieren a un  jugador, despídanlo, pero páguenle lo establecido en el documento o lleguen a un acuerdo justo para él. Si no, negocien con la directiva  interesada en el futbolista  a fin de cederlo en préstamo sin cobrar por el pase. Ser justo no es ser un mal dirigente, por el contrario,  es de honestos y sensatos.

Espero que en 2013 las lecciones del pasado nos permitan proceder de forma justa, siempre.



2 Comments to “Honestidad y respeto para los futbolistas”

  • avatar
    JEJEJE enero 3, 2013 a las 2:08 pm

    Otra cosa, a los niños y sus padres que ven con buenos ojos que se dediquen al futbol, también deben de animarlos a entregarse a este deporte con responsabilidad, luego vemos casos de futbolistas alcohólicos, drogadictos o viejeros que creen que con presentarse en un partido y correr honran al club que les da de comer.

    La verdad me parece muy miserable dedicarse al futbol solo porque te da para comer mucho más que un trabajo normal y te exige menos ideas y menos compromiso.

    Hay que exigir!!! sí pero también hay que aportar.

  • avatar
    JEJEJE enero 3, 2013 a las 2:06 pm

    Ajá pero no todo es a favor del jugador.
    En todas las ligas del mundo el jugador de futbol se compromete a entrenar al máximo, muchos se quedan horas extras a ensayar tiros penales, tiros libres, etc.
    En muchas ligas del mundo están prohibidas las fiestas y los desmanes de los jugadores y en El Salvador son muy permisivos.
    Para exigir como empleado debes rendir como uno. Debes aportar algo más a tu club. Así como en las empresas se nos exigen proyectos, ideas, implementaciones, etc.
    Ellos igual no se dan cuenta que es un trabajo aparte de una pasión y un gusto es su trabajo.

Dejar comentario