<< Regresar a El Gráfico
ene
28

Buen número en la 1.ª jornada

La primera jornada del torneo Clausura 2011 convocó una buena cantidad de público. ¿Pero qué pasará cuando caiga la expectativa?

Los equipos que fueron locales en la primera fecha del torneo Clausura 2011 del fútbol nacional deben estar conformes. Fueron cinco partidos, casi todos con una gruesa cantidad de público. El campeón Isidro Metapán tuvo a 2 mil 341 visitantes con boleto pagado en el estadio “Calero” Suárez; su promedio de tiquetes vendidos en el Apertura 2010 fue de 1 mil 452. El Vista Hermosa y el Marte compartieron una doble jornada en el estadio Cuscatlán que les dejó $ 11 mil 588 dólares de taquilla. En seis de sus nueve partidos como local en el circuito pasado, los marcianos no pasaron de los 2 mil dólares recaudados.

Y en el encuentro clásico entre el Firpo y el Águila del miércoles, las gradas del estadio Sergio Torres lucieron repletas de clientes. La Primera División no reportó hasta ayer el dinero recaudado, pero bastó un vistazo al escenario para imaginar que será una de las mejores entradas del campeonato.

Los equipos de la liga mayor quisieran ver siempre los estadios llenos. Difícilmente lo han logrado en los últimos años no por falta de deseo ni por ausencia de ideas, sino por la poca sustancia en sus estrategias para venderse como un producto atractivo.

En la primera fecha de este campeonato Apertura 2011, mucha gente fue a los estadios. Pero este fenómeno parece más un impulso que una tendencia permanente. Fue la jornada inicial y había expectativa. ¿La solución es crear expectativa todas las semanas? Sería una respuesta fácil, pero el fenómeno del fútbol es más complejo que eso.

En realidad, lo que en verdad hace que un aficionado vaya al estadio partido tras partido no es la noticia, y a juzgar por lo que sucede en otro países, tampoco es el buen fútbol. Lo que en realidad atrapa a la gente es  el sentido de pertenencia, la identificación, el folclor, la mística. Los equipos de la liga mayor, que cambian de personal (presidentes, técnicos, jugadores, etc.) año con año no dejan legados. Si sólo dependente de la expectativa, llenarán estadio apenas de vez en cuando.

Lo que en realidad atrae a los aficionados del fut es la identidad con unos colores, y ese es trabajo de varias generaciones.



Dejar comentario