<< Regresar a El Gráfico
sep
29

Los males en torno al fútbol siguen sin final

Pasados casi tres meses de la llegada del nuevo comité ejecutivo
de la FESFUT, no hay soluciones a viejos problemas federativos.

La falta de una verdadera gestión que cubra todos los ángulos que requiere una dirección administrativa-deportiva en la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) sigue siendo el peor enemigo del fútbol salvadoreño y  de las selecciones.

Al nuevo comité ejecutivo no le ha servido de nada  haber estado  cerca de las experiencias de   gestiones anteriores, que fueron de fracaso en fracaso en el tema de patrocinios, convocatorias de jugadores, resultados deportivos, resultados económicos y de los que sólo una actuación discreta en la eliminatoria logró desviarl la atención.

Sin embargo, en la presente semana, las selecciones tuvieron que sufrir por la ausencia de los jugadores; la preparación para futuros compromisos no será

la mejor, y por ello los resultados que vienen serán igual o peores.
Es cierto que algunos jugadores se presentaron sólo para decir que no completarán la concentración, pero también hubo otros que no se presentaron ni dijeron nada.  Es decir, ahora el jugador hace lo que quiere y nadie le dice nada.

En verdad, el futbolista es el menos responsable, es nada más el producto del desorden dirigencial (equipos, ligas, federación) y nada más se apela a su madurez y carácter para que se conduzca como verdadero profesional en un entorno que no está diseñado para ello.

A las autoridades no les queda otras que sentarse  para planificar lo que viene y definir el camino a seguir con acuerdos en blanco y negro que se respeten, pero deben dictarse las normas a seguir para hacer viable lo acordado  y no afectar  los intereses de nadie.

Si no hay acuerdos por un interés común, las decisiones no deben afectar los individuales.



Dejar comentario