<< Regresar a El Gráfico
ago
30

Una decisión difícil, pero muy oportuna

El veterano guardameta Misael Alfaro ha tomado la mejor decisión para salud, aunque para ello tuvo que sacrificar su pasión.

Muchos aficionados y entendidos del fútbol aconsejaron al unísono que lo mejor para el portero del Isidro Metapán, Misael Alfaro, era retirarse   dada la gravedad de sus lesiones y el riesgo en el que ponía su integridad física jornada a jornada; no cabe duda que decir “hasta aquí” fue uno de los pasos más duros  que  Misael  ha dado en su vida.

Alfaro nunca fue ajeno a los diagnósticos clínicos que le auguraban un futuro riesgoso sino paraba la actividad futbolística. Falta tener la voluntad y entrega a una profesión  para entender el por qué  tardó tanto en retirarse definitivamente.

Vemos hoy en día a muchos talentos jóvenes que viven lesiones eternas y que poco hacen para mantener un reposo verdadero a fin de recuperarse por completo, otros fingen lesiones para evitar realizar las cargas físicas de los lunes y martes, pero de manera milagrosa ya están casi recuperados cuando llega el miércoles, cuando el técnico comienza  a planificar de manera táctica el juego del fin de semana.

Admiro la valentía que tuvo Alfaro para decidirse por guardar los guantes, pienso que muchos jugadores podrían aprender de la voluntad y entrega que a través de los años mostró en la cancha; a pesar de que nunca recibió un reconocimiento del INDES y otras instituciones que entregan preseas a deportistas nacionales, siempre mostró una disposición para el trabajo.

El fútbol nacional le dice adiós a uno de sus bastiones que  por años fue un buen ejemplo de lo que debe ser la “garra cuscatleca”.

Misael Alfaro ha sido durante muchos años todo un ejemplo para  la juventud que ama el fut.



Dejar comentario