<< Regresar a El Gráfico
ago
30

Señal para tomar en consideración

La suspensión del Vista Hermosa-Atlético Marte  confirma de nuevo la fragilidad de las canchas de  primera división profesional.

En una decisión poco usual pero no por eso inconveniente, el árbitro Marlon Mejía suspendió el partido entre el Vista Hermosa y el Marte en el estadio Correcaminos de San Francisco Gotera, casa de los celestes, la tarde de este sábado.

En estos espacios de opinión, hemos hablado del mal estado de las canchas en todo el país, y este acontecimiento refuerza más nuestra posición, pues el terreno de juego es uno de los elementos minusvalorados por  los dirigentes de las divisiones profesionales.

Y es que se piensa en todo, menos en la cancha, y a la hora de llegar al partido, la realidad es que no están en condiciones para aguantar un trajín invernal. Si bien es cierto que este año las lluvias han sido más copiosas y constantes, tampoco queda duda de que el descuido en el tratamiento de los engramillados  tiene que ver.

Lo primero que podrían hacer los equipos es guardar sus estadios sólo para el día del partido y hacer una suerte de reconocimiento de cancha un día antes, para cuidar más el césped; es sabido que cada escenario no es sólo para los encuentros, sino también para los entrenamientos, por lo que la grama sufre de lunes a domingo.

Además, deben invertir en drenajes para no realizar juegos condicionados por el lodo o el agua que lo único que hace es bajar el nivel y ahuyentar a los aficionados, que al final son los que con su boleto ayudan a mantener a los equipos; y no se necesita mayor ciencia para saber que a menor nivel de juego, menos gente en el estadio y menos dinero. Invertir en las canchas  es sembrar clientela.

Si nuestros equipos no tienen planes alternos, un invierno crudo echa al traste todo un torneo.



Dejar comentario