<< Regresar a El Gráfico
ago
30

Repechaje, ¿un mero capricho?

La comisión normalizadora anuló el repechaje entre las ligas profesionales y el nuevo directorio lo avaló sin profundizar  las  razones ante el público.

El repechaje fue el gran  reto que heredó el nuevo directorio de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) en su primer mes de gestión, sobretodo cuando ponía a prueba la capacidad del presidente Carlos Méndez Cabezas y su equipo de trabajo para unificar criterios y dar una respuesta salomónica en pro de satisfacer las peticiones de las tres ligas profesionales.

Sin embargo, el jueves pasado se conoció que el comité ejecutivo avaló la aprobación de la comisión normalizadora de abolir el repechaje entre las tres categorías  sin argumentar  la decisión, sino más bien avalando por default el criterio de que afectaba al equipo que terminaba penúltimo en la primera división por el desfase de un mes de competencia que había con respecto a la segunda  categoría.

La decisión sólo beneficia a la liga mayor; por algo, las otras dos categorías profesionales no fueron consultadas al respecto en su momento por la Normalizadora y, posteriormente,  estaban hasta dispuestas a acortar sus torneos para evitar las quejas de la primera.

Es incomprensible que la FESFUT se estrene dándole un contradictorio incentivo a una primera división que tanto en lo deportivo como en lo  administrativo no ha sido una fuerza de cambio ni de progreso, sino todo lo contrario; esta medida no beneficia la competencia y casi que incentiva el acomodamiento y la mediocridad.

Cualquiera de los equipos que por errores de planificación o insolvencia con sus planteles sufra un mediocre Apertura no se verá impelido a mejorar más allá de lo razonable, y con finalizar noveno le bastará para gozar de los mismos derechos de un segundo y jugar en el máximo estamento profesional en 2011-2012.

En el primer mes del nuevo directorio de la FEDEFUT, el discurso de unificar las estructuras del fútbol a través del consenso dado por su presidente ha quedado en deuda con esta primera decisión. Que la gestión de Méndez Cabezas no sea para beneficiar a la liga que lo llevó a la silla; la estructura del fútbol es más amplia.

Queda la sensación de que la abolición de la repesca beneficia sólo a la liga mayor y lesiona a las otras categorías.



Dejar comentario