<< Regresar a El Gráfico
jun
28

Los grandes cayeron y los pequeños suben

Italia y Francia, las grandes decepciones de Sudáfrica; mientras que Argentina se perfila a ser una selección que puede llegar muy lejos.

Nada duele más que perder, más cuando las expectativas eran enormes en un equipo que se considera “grande”, ya sea por el número de títulos en su historia o por la calidad de fútbol que presenta. Francia e Italia, dos grandes, cayeron.

Italia terminó última de su grupo con apenas dos puntos, mientras que  Paraguay, a la que los pronósticos la ponían atrás de la “azzurra”, ocupó el primer lugar y  se encamina a dar la campanada en octavos.

Francia, después del lío entre el entrenador Raymond Domenech y Nicolás Anelka, se terminó de embarrar aún más  al quedar fuera del Mundial en la primera fase. Su situación es  crítica, ya que la imagen dada en Sudáfrica fue reprochable.

Brasil no ha destacado como se esperaba, ha jugado entre un mar de sombras, pero de igual forma, la confianza de que pueda dar una agradable presentación en los octavos de final ante Chile es grande.

Me ha parecido muy buena la participación de los chilenos, de Ghana, de Japón, porque son selecciones por las que nadie apostaba nada y destacaron en todos los juegos que disputaron.

Argentina está sacando los resultados. Las posibilidades de llegar a la final son enormes y su fútbol es impresionante; sin duda, es una potencia en este Mundial y  lo mejor sería una final ante Brasil.

La caída de México ante la albiceleste es algo que los aztecas no digieren aún. Los programas televisivos dedicaron horas a buscar una razón para justificar que “el  Tri” no haya ganado ese juego y se quede de nuevo al margen del tan ansiado quinto partido.

No hay equipo chico ni invencible. La Copa de Sudáfrica ha arrojado agradables sorpresas.



Dejar comentario