<< Regresar a El Gráfico
abr
28

Un relajo más otro relajo

El deporte olímpico está en un momento único y crítico, con dirigencia y atletas por su lado y los políticos acechando ávidos.

Nunca he sido partidario que la política tenga que ver con el deporte. Sobran los groseros ejemplos de que una cosa no va con la otra.  En El Salvador, el fútbol  nos ha dados las “mejores”  muestras.

Pero ahora quiero tocar el punto del deporte olímpico. Desde la llegada de la nueva administración del INDES, encabezada por Jaime Rodríguez, la tirantez con las federaciones ha venido en aumento, pasando por  declaraciones de que las medallas no importaban hasta el recorte presupuestario que terminó con la readecuación de las becas a los atletas.

Es obvio que los problemas han sido más que las soluciones, y esa no es una buena señal de cara al futuro, pues dirigentes y atletas federados no están en plan de suavizarse, al igual que las autoridades estatales.

Sin embargo, en buen salvadoreño, ese es “pleito de ellos”; lo malo es que ya se están metiendo los diputados. Que conste, no es que no confíe en ellos, sino que el tema requiere de mayor conocimiento que ser aficionado del Barcelona o del Real Madrid.

En estas esferas, hacer daño al otro es el fin que justifica cualquier medio, y me atrevería a decir que los deportistas aún no han dimensionado dónde han llegado a parar.

Aquí se acusa antes de preguntar, y las consecuencias pueden ser graves. Estoy de acuerdo con que la situación es difícil y que los atletas buscarán todos los apoyos que puedan, pero deben hacerlo con cuidado.

Supongo que para la gente del INDES también es algo incómodo, por lo que me gustaría que ellos también tuvieran un aproximación más abierta al tema; al fin y al cabo, fueron ellos mismos  los que dijeron que los atletas serían el centro del universo en su gestión.

Las dos partes deben conversar y ser flexibles, sino pueden terminar en un caos para el deporte del que ambas serán responsables.



Dejar comentario